Archivo de la categoría: Clínicas Psiquiátricas

El Seguro Social confía en clínicas privadas el tratamiento de sus pacientes con problemas mentales

En Venezuela la atención médica para enfermos mentales afiliados al Seguro Social es gratuita, sin embargo su hospitalización en va a depender de los cupos disponibles o reservados en instituciones médicas privadas

Por: Luz Marina Quevedo

Es frecuente que las personas experimentan leves cambios de humor, un día pueden estar alegres y al siguiente molestos o deprimidos. Las circunstancias del día modelan muchos de los cambios de humor de las personas. Sin embargo, hay quienes experimentan cambios de humor más pronunciados. Esto se debe al trastorno bipolar una alteración psiquiátrica caracterizada por anormales cambios de humor.

En Caracas se encuentra la Unidad Nacional de Psiquiatría asociada al Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS) esta unidad está encargada de atender las emergencias psiquiátricas y redireccionar hacia clínicas privadas aquellos pacientes que necesiten hospitalización. El IVSS utiliza clínicas privadas para internar a un alto número de pacientes que llegan por emergencia ya que en el Centro Nacional de Psiquiatría ubicado en Sebucán hay capacidad para menos de cien pacientes.

De acuerdo con una investigación divulgada en el diario El Nacional el 16 de enero de 2010, la periodista Laura Weffer publica que para el año 2008 el número de enfermos mentales es de 216.957 personas, porcentaje equivalente al número de habitantes del estado Vargas (0,77%). Los trastornos de ansiedad ocupan el primer peldaño de enfermedades mentales, mientras que el trastorno bipolar se ubica en el noveno; todo esto según cifras suministradas por el Ministerio del Poder Popular para la Salud (Min-Salud).

Atención las 24 horas

El médico psiquiatra, Guillermo De La Cabada, trabaja en el Centro Nacional de Psiquiatría en Sebucán y asegura que en esa institución se atienen pacientes de emergencia los siete días de la semana, las 24 horas del día.

El mayor número de pacientes que ingresa por emergencia a este hospital sufre de trastorno bipolar. Dentro del mismo informe presentado por Min-Salud en 2008 se evidencia que alrededor de 6.513 venezolanos sufren de esta enfermedad, siendo el mayor número de casos presentados en el Distrito Capital.

De La Cabada se mostró en desconocimiento del número exacto de pacientes bipolares atendidos en el hospital provenientes de la capital, ya que allí llegan enfermos de todo el país. “Aquí se atiende un número de pacientes alto por emergencia y también se hospitaliza un número alto de pacientes” declaró el psiquiatra.

Aproximadamente 90 pacientes entre hombres y mujeres se encuentran internos en la clínica y alrededor de 40 son atendidos diariamente por los médicos de emergencia de esta centro asistencial sean asegurados o no.

A pesar de las buenas intenciones de médicos psiquiatras, enfermeras y personal que trabaja en la institución, muchas de las labores de emergencia se ven frustradas por los repentinos apagones, mientras se realizaba esta investigación la electricidad dejó de prestar su servicio por 30 minutos lo que entorpeció el trabajo de procesamiento de muestras del personal del laboratorio.

Prestarles atención directa a los pacientes se puede lograr aún durante los apagones mientras este la luz del día y en la noche mientras funcionen las luces de emergencia, pero no funciona el laboratorio y por lo tanto no se le pueden hacer los exámenes médicos a los pacientes.

Beneficio médico integral en tiempo de escasez

La página web del IVSS define el beneficio médico integral como: “medicina gratuita y derecho fundamental de todos los venezolanos y venezolanas. De acuerdo a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y políticas de Estado. Esto comprende servicio médico, hospitalización, suministro de medicinas, odontología, prótesis, rehabilitación y servicios especializados” (www.ivss.gov.ve).

De esta forma cuando el doctor Guillermo De La Cabada menciona que se atienden pacientes asegurados o no demuestra que el Centro Nacional de Psiquiatría cumple con el beneficio médico integral.

Aunque un beneficio único para asegurados es el de las medicinas. Es de conocimiento popular que los medicamentos para enfermos mentales son bastante costosos, así aquellas personas aseguradas pueden acercarse hasta Sebucán con el récipe médico y se les entrega el medicamento que necesitan para su tratamiento de forma gratuita.

Familiares de los pacientes que se encontraban en el área de farmacia comentaban que estaban esperando por los medicamentos desde hace mucho tiempo, ya que en algunos casos era la tercera o cuarta vez que iban y no se conseguían todos los medicamentos. Hay que recordar que la crisis económica y el problema con las importaciones han afectado todos los sectores públicos, por lo tanto al no llegar los químicos necesarios para la elaboración de estos fármacos se vuelven más costosos y menos accesibles al bolsillo del venezolano.

Apoyo al paciente

Evis Penott es profesora en la Universidad Simón Bolívar cada sábado se levanta temprano y se dirige hacia Cúa (estado Miranda) donde su hermano mayor, Sixto Penott, se encuentra interno en la Clínica Psiquiátrica Virgen del Rosario, ya que fue diagnosticado con trastorno bipolar a los 25 años.

“Hace más de veinte años que mi hermano presenta esta enfermedad. Decidimos traerlo a Caracas, porque mi mamá –quien se encargaba de él- ya no podía cuidarlo más. Desde que se puso agresivo, no lo podía controlar” confesó la profesora universitaria.

Sixto fue trasladado a Caracas en el año 2007 y tratado en la emergencia del Centro Nacional de Psiquiatría en Sebucán allí el médico de guardia pidió su hospitalización, como había cotizado para el seguro social lo remitió a una clínica privada.

Al preguntarle a su hermana porqué considera que no se dejó a su hermano interno en Sebucán, respondió que se debe a las malas condiciones de la clínica para ese momento. “Aparentemente en ese entonces las condiciones no eran las más idóneas en el hospital del seguro. Al parecer se escapaban pacientes y él –el médico que lo atendió- decía que habían pacientes de todo tipo: criminales y enfermos mentales de diferentes patologías. Que tratara de no dejarlo allí” declaró Evis Penott.

Desde ese entonces Sixto ha estado internado en dos clínicas privadas –con convenios con el IVSS- y actualmente en una semiprivada ya que además de pertenecer al IVSS también pertenece a Min-Salud. Sobre todas las clínicas el comentario resaltante de su hermana es que todas estas instituciones tienen “demasiada gente”.

“Por los momentos en las clínicas en las que él ha estado la población de pacientes que atienden es bastante alta y el número de personas disponibles para atenderlos es muy poco. Osea, en la clínica donde esta él ahora hay, sin temor a equivocarme, 140 pacientes y el personal que los atiende es poco” aseguró Penott.

Sobre los medicamentos Evis Penott dijo no tener problema adquiriéndolos con sólo acercarse al las oficinas del IVSS en Sebucán le entregan las  medicinas para su hermano. Confirmó que en ciertas oportunidades no le han dado todas las medicinas porque no las tienen, al igual que muchos familiares de otros enfermos que han estado con ella.

A falta de espacio… Convenios

El doctor Guillermo De La Cabada declaró que los pacientes internos en el Centro Nacional de Psiquiatría se encuentran agudamente enfermos. Una vez compensados se egresan del hospital y si son de las regiones serán remitidos a consulta externa en ambulatorios en su lugar de residencia.

De acuerdo a una fuente –que prefirió permanecer anónima- perteneciente a la misma institución psiquiátrica que De La Cabada no hay suficiente capacidad para nuevos pacientes, por tal razón durante más de una década se remiten a clínicas privadas.

El psiquiatra José Guillén, quien mantiene su consulta médica en la ciudad de Valencia (estado Carabobo) dijo que el modelo hospitalario del IVSS siempre ha dependido de clínicas privadas para su funcionamiento. “Es una relación de negocios. En muchos casos los dueños de clínicas psiquiátricas privadas venden los cupos (número de camas) al Seguro Social para sus pacientes” declaró el experto en salud mental.

Sin embargo, la misma fuente anónima (empleada de la Unidad Nacional de Psiquiatría del IVSS) declaró que el lugar en que actualmente funcionan es una casa con reconstrucciones improvisadas y durante los últimos meses se rumora que mudarán el hospital “unas cuadras más arriba” a un lugar más pequeño y con menor capacidad de hospitalización.

Es decir, si estos rumores son ciertos el promedio de hospitalización será menor a 90 pacientes. Al no crear clínicas de tratamiento propias del IVSS sino tener convenios con clínicas privadas,  estos centros pueden no tener la capacidad de atender el número de pacientes que requerirán sus servicios.

Para Evis Penott encontrar una clínica para su hermano no fue sencillo, confesó que, especialmente en la Gran Caracas, el personal administrativo de estos centros asistenciales está temeroso de dar información. “Para encontrarle cupo a Sixto me costó muchísimo, ya que ni siquiera quieren dar información a personas que van a buscar recluir a un familiar” afirmó la profesora de química.

Entonces con poca información y sin muchos centros de reposo para enfermos mentales, los familiares de los internos cada tres meses deben solicitar una prórroga con la esperanza de que su ser querido pueda permanecer en el centro donde se encuentra por tres meses más.

A pesar de que no son un número mayoritario de la población venezolana (0,77% para 2008), tanto médicos como familiares tratan de reservarse sus opiniones sobre estos casos cuando se refieren a salud pública e instituciones del Estado. Aún se desconoce si es por temor a repercusiones en su empleo o trato de sus seres queridos o vergüenza a admitir la existencia de esta enfermedad.